Microsoft Surface y su mala fama

Microsoft Surface se basa en una serie de tabletas diseñadas y comercializadas por Microsoft con el objetivo, como muchos apuntan, de ser una estrategia para sembrar el mercado con tablets Windows 8 o una pauta para indicar a los socios OEM cómo quieren que construyan sus tablets basados en la plataforma.

Fue el primer gran proyecto de Microsoft en integrar su sistema operativo Windows con su propio Hardware, además fue el primer PC distribuido en solitario por Microsoft.

Anunciado el 18 de junio de 2012, por el CEO de Microsoft Steve Ballmer en Milk Studios de Los Ángeles, como primera versión.

Pero como no todo lo que brilla es oro, no está obteniendo la aceptación esperada. Al menos eso es lo que se desprende de las bajas cifras de ventas registradas hasta la fecha, si bien, ante tal hecho, algunos analistas se preguntan si Microsoft realmente quiere disparar las ventas del nuevo dispositivo.

¿Qué sucederá?

Últimamente Microsoft ha sufrido diversas críticas sobre su línea Surface, con entidades importantes tales como Consumer Reports, que para los que aún no la conocen es una organización que se encarga de servir a los consumidores a través de calificaciones y evaluaciones imparciales de los productos ofrecidos por distintas compañías, pero dicha organización se había negado recomendar la compra de estos productos, por el sinnúmero de fallas que pueden presentar con el paso del tiempo.

Todo lo sucedido tuvo inicio con un reporte por parte de Computer World, importante revista de tecnología, donde se tomaron el tiempo y la dedicación de indagar por los foros de soporte técnico de Microsoft para coleccionar una gran cantidad de reclamos y quejas que habían sido generados por los usuarios que han tenido problemas con los productos del repertorio de Surface. Por fallas que iban desde Surface Pens que no respondían, pantallas con fallos en su funcionamiento, Surface Pro que veían de alguna u otra manera agobiada su batería de la nada y un sinfín de problemas que generaban molestias en los usuarios.

Pero a todas estas… ¿Qué opina Microsoft?

Lo que más ha llamado la atención es que responde a cada caso con una dinámica distinta a la anterior.

Entonces, ¿Qué sucede? ¿Por qué se apuntaba a la confiabilidad de sus productos y ahora las respuestas de la firma reconocen la existencia de estos problemas? ¿Será la actualización del software la única solución?

Todo indica que si, se trata de un cambio delicado, pero de suma importancia, que proponen que el volumen de los fallos sería tan grande como para tener que implementar esos cambios.

¿Será que logran corregir el problema sin tener que alterar nada?

Veremos que sucede.

admin

Ing. Civil Industrial

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *